• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Blog

     

    A día de hoy, el bruxismo es una patología muy extendida, ya que afecta al 50% de la población, en mayor o menor medida. Se caracteriza por rechinar o apretar los dientes, de forma inconsciente, ya sea durante las horas nocturnas o diurnas.

    El origen de esta enfermedad está asociado al estrés y a la ansiedad. Nuestro cuerpo, frente a una situación que no sabe gestionar adecuadamente, intenta liberar tensión ejerciendo fuerza con la mandíbula.

    El tratamiento habitual ante este problema oral es la férula de descarga. Esta pieza protege el esmalte de los dientes, derivando la presión ejercida por los maxilares para relajar la musculatura facial.

    De igual forma, existen otras consecuencias menos visibles como el dolor de cabeza, mandíbula, cuello y oídos.

    ¿Cómo funciona la férula de descarga?

    Se trata de un elemento transparente que se coloca, generalmente, en la arcada superior de la boca, impidiendo que el paciente apriete sus piezas dentales unas con otras.

    La principal función de la férula es la de relajar los músculos y prevenir que se tensionen. De esta forma, se evita el rechinamiento de los dientes. Además, ayuda a que los huesos maxilares, tanto superiores como inferiores, se coloquen correctamente y no ejerzan fuerza.

    Elaborada con un material rígido y duro, tiene un grosor de, aproximadamente, dos milímetros.

    En Clínica Dental Dra. Cachero, fabricamos este dispositivo de forma individualizada para cada uno de nuestros pacientes, ya que la férula debe ser personal e intransferible.

    La limpieza de este elemento debe ser minuciosa. ¿Cómo debemos hacerlo?, de una forma muy sencilla. Únicamente habrá que cepillar el aparato y lavarlo con agua y jabón después de su uso.

    Es fundamental realizar esta limpieza de forma diaria. De lo contrario, el aparato comenzará a oler mal e incluso puede provocarnos un sabor de boca desagradable.

    Si crees que padeces bruxismo y no eres consciente de ello, te recomendamos que acudas a nuestro centro en Avilés para que nuestro equipo valore el estado de tu dentición. En el caso de que sea necesario, fabricaremos una férula de descarga para ti de forma personalizada.

     

    Hoy en día, el tabaquismo sigue siendo uno de los hábitos más nocivos tanto para la salud en general como para la salud bucodental.

    Se trata de la primera causa prevenible de muerte prematura en el mundo. Cada vez está más extendida, afectando a más del 30% de la población adulta.

    Pese a ello, existen muchas personas que desconocen sus consecuencias.

    Desde Clínica Dental Dra. Cachero, dedicamos este artículo para explicar a nuestros pacientes cuáles son los efectos que provoca este hábito en nuestros dientes y encías:

    Las personas fumadoras tienen un riesgo mayor de padecer enfermedades como el cáncer oral y orofaríngeo. El 80% de los casos de este tipo de cáncer son provocados por el tabaquismo. Esto es debido a que los elementos cancerígenos del tabaco incrementan las posibilidades de desarrollar tumores en la cavidad oral.

    Los pacientes fumadores tienen una menor tasa de éxito en la colocación de implantes dentales, ya que el consumo de tabaco está asociado a la pérdida del soporte óseo necesario para los implantes dentales, especialmente en la zona del maxilar superior.

    La halitosis también es una enfermedad oral que está estrechamente ligada a esta costumbre. Los componentes del tabaco son los causantes de la emisión del mal aliento. Es fundamental mantener una correcta higiene bucodental para evitar esta patología.

    El tabaco reduce la capacidad inmunitaria de la boca, favoreciendo la formación de la placa bacteriana. Esto hace que nuestros dientes estén más expuestos a la acumulación de sarro.

    El tabaquismo favorece el desarrollo de las diferentes enfermedades periodontales, como la gingivitis y la periodontitis. Esto se manifiesta en la cavidad oral mediante la inflamación de las encías. En los casos más graves, se puede llegar a la pérdida de una de las piezas dentales de la boca.

    Algunos compuestos químicos como la nicotina o el alquitrán, al entrar en contacto con la saliva, penetran en el diente, llegando a provocar manchas amarillentas en las piezas dentales.

    El equipo de odontólogos que conforma Clínica Dental Dra. Cachero, aconsejamos abandonar este hábito cuanto antes ya que las personas fumadoras cuentan con un riesgo mayor a padecer distintas patologías sistémicas. Si necesitas ayuda para dejar de fumar, o para contrarrestar los efectos del tabaco en tu salud bucal, acude a nuestro centro de Avilés.

     

     

    En reiteradas ocasiones hemos escuchado la frase de “es peor que un dolor de muelas”. Y ¡cuánta razón tiene! El dolor de muelas se caracteriza por ser intenso, persistente y punzante. Y, hasta que se cura, afecta notablemente en la calidad de vida de la persona que lo sufre.

    Esta molestia puede deberse a la aparición de las muelas del juicio o de cualquier otra pieza dental; aunque también puede aparecer a partir de una infección generada por un problema bacteriano, el cual puede ser causado por:

    Caries. Si no se trata esta patología oral, su avance es inminente y las bacterias penetran en el interior de la pieza dental, afectando al nervio.

    Enfermedades periodontales. Cuando no tratamos la gingivitis y la periodontitis, se genera la destrucción del hueso mandibular (pérdida del diente), causando bolsas periodontales en la cavidad oral. Estos depósitos se forman en las encías y acumulan grandes cantidades de bacterias.

    Traumatismo. Cuando nos damos un golpe y el diente se rompe o astilla, se crea una grieta que permite que las bacterias tengan fácil acceso.

    Lesión con objetos punzantes, como, por ejemplo, un palillo de madera. Si nos hacemos una herida, la zona queda expuesta y las bacterias pueden entrar en contacto con nuestra cavidad oral.

    La infección de una muela se manifiesta en la boca mediante la inflamación y acumulación de pus en la zona donde se encuentra la pieza dental afectada. 

    Pero ¿cómo podemos saber cuáles son los síntomas de una muela infectada?

    Desde Clínica Dental Dra. Cachero te informamos de algunos síntomas que pueden aparecer:

    • Ligero sangrado de encías.
    • Dolor intenso al masticar.
    • Sabor amargo en la boca.
    • Fiebre y dolor de oído.
    • Sensibilidad dental.
    • Dolor de garganta.
    • Inflamación de los ganglios del cuello.

    En el caso de que la muela afectada esté en la arcada inferior, se puede apreciar una inflamación en la mandíbula. Si por el contrario, la pieza dental se encuentra en la arcada superior, se producirá una inflamación en la mejilla del paciente.

    Los tratamientos para curar las infecciones pueden variar en función de cuál sea su origen. Por ello, es fundamental que, ante cualquier indicio que puedas apreciar en tu dentición, acudas a tu dentista de confianza en Avilés para prevenir los efectos adversos y eliminar la infección.