• Clínica dental Avilés - Dra Cachero   Plaza del Carbayedo 12 - 33402 Avilés (Asturias)

  • Extracción segura de amalgamas

    Los conocidos empastes metálicos en realidad son empastes de amalgama “aleación de mercurio con otro metal”; durante casi 150 años la utilización de la magma oral ha sido calificada como el mejor material de restauración de caries. Pero desde una década atrás está siendo descartado, no tan solo por su ausencia estética, frente a los materiales de composite resinosos utilizados actualmente sino por la gran polémica que se está desatando a nivel mundial sobre la supuesta intoxicación que puede provocar el mercurio.

    Amalgama de mercurio

    El momento de mayor toxicidad de estas amalgamas dentales es en el momento y semanas después de su colocación, momento en el que el mercurio asciende hacia la superficie del empaste. Actualmente este tipo de práctica es realizada por pocos profesionales, ya que la OMS apoya la retirada completa de las amalgamas de plata para uso dental.

    El mercurio puede penetrar en nuestro organismo a través del agua, el aire o los alimentos y provocar complicaciones en nuestra salud, y por ello es recomendable retirar las amalgamas metálicas tanto de plata como de mercurio.

    Existen una serie de síntomas relacionados con la exposición al mercurio. Entre ellos se pueden destacar los síntomas psíquicos y los físicos. La intoxicación se produce muy lentamente, durante años mientras se ingiere y se inspira el mercurio evaporado. El agotamiento y cansancio junto con la pérdida de memoria son algunos de los síntomas, además de que el paciente no responde a los tratamientos médicos debido a que el origen de la intoxicación no ha sido eliminado.

    La meta del procedimiento de la retirada de amalgama de la cavidad oral y su protocolo, es la reducción al mínimo de cualquier exposición adicional del paciente, de nosotros mismos o de nuestro equipo de trabajo al mercurio.<

    Para la retirada de este material se debe seguir el siguiente protocolo de actuación, que puede reducir considerablemente la exposición de todas las personas:

    1. Eliminar las amalgamas de plata una a una por precaución.
    2. Utilizar un dique de goma para aislar el diente del resto de la boca.
    3. Mantener las amalgamas frías. La eliminación debe ser hecha con agua fría y grandes cantidades de agua. Una vez que la eliminación haya comenzado, el vapor de mercurio será expulsado continuamente del diente.
    4. Hay que utilizar un aspirador de alto volumen. Una extremidad del aspirador se situada cerca del diente (a menos de 1 cm. y medio) en todo momento para evacuar el vapor de esta área del paciente. Pulir la amalgama puede crear niveles muy peligrosos de mercurio.
    5. Extracción inmediata de la amalgama de plata en trozos grandes principalmente. El material de la aleación de mercurio debe ser lavado y aspirado tan pronto como se genera.
    6. Lavar y cambio de guantes. Después de que el material se haya eliminado, se retirará el dique de goma y se hará un lavado de boca al paciente por lo menos durante 30 segundos con agua. Los guantes se deben sustituir por un nuevo par.
    7. Limpiar al paciente inmediatamente. Cambio del material de protección del paciente y limpiar su cara.
    En la Clínica Dental Dra. Cachero conocemos y cumplimos a la perfección el protocolo para la extracción de amalgamas de mercurio. Si es su caso y todavía mantiene estas amalgamas, si lo desea puede pedir cita para que procedamos a su extracción. Deberemos hacer una valoración inicial de su caso en concreto.